Sin categoría

¡AGUACATTE, DÍGAME!

“Aguacatte, ¿dígame?”. Ésta es, probablemente, la frase que escucharás si llamas a los chicos de Aguacatte. Descubrimos su perfil de Instagram hace algunos meses y su estética nos dejó totalmente fascinados. El mundo de los caterings necesita caras nuevas, aire fresco y este pequeño proyecto nos confirmó que “otro catering es posible”. La culpable de este “laboratorio de ideas”, que lleva en pie poco más de ocho meses, es la joven Blanche Budois (confiesa que su nombre real, Blanca Barrera, le resulta demasiado aburrido). “Acabo de graduarme en Arquitectura de Interiores y aunque, a priori, nada tiene que ver con el mundo del evento gastronómico creo que esta carrera me ha aportado todas esas herramientas relacionadas con el mundo del diseño, el arte, la arquitectura, el color, las texturas e, incluso, la sensibilidad”. Aguacatte es mucho más que un catering, se trata de un laboratorio de ideas, un proyecto que ayuda a buscar y encontrar esa “experiencia” que existe(o que se esconde) detrás de un simple pase de comida, de una simple comida o cena en casa y entre amigos. Los originales delantales de la artista sevillana Concha Barón, la belleza clásica de sus camareros y camareras, las vajillas de Azarraluqui o el rollo de aguacate (en este caso, con una sola “t”) son algunas de las señas de identidad (ya clásicos, nos atreveríamos a decir) de este pequeño-gran proyecto, que con el tiempo dará mucho que hablar. Nos sentamos con Blanca, su fundadora, que nos habló largo y tendido de Aguacatte. Y nosotros nos preguntamos: ¿Porqué Aguacatte y no Brocoli? ¡Si quieres saber los porqués de este proyecto, sigue leyendo!

1.- ¿Cuándo nace Aguacatte? ¿Quién lo pone en marcha, quién está detrás de este pequeño-gran proyecto?

Durante mi época de estudiante trabajé en diferentes caterings (Six Sens by Cari Goyanes, La Blonda, Samantha de España…), siempre me gustó cocinar y siempre he echado una mano en casa cuando mis padres organizan cenas o fiestas de amigos. Tanto, que varios de ellos pronto empezaron a encargarme algunos platos para sus propios eventos; sobre todo el rollo de aguacatte y las tartas de queso. Por otro lado, vivo en un entorno familiar en el que se mezclan el espíritu artístico y el espíritu emprendedor en diferentes vertientes. Mi impulso para montar Aguacatte lo recibo de ese entorno y lo consolido con el maravilloso equipo con el que cuento desde el minuto uno. No hay nada tan fuerte como un equipo unido que trabaja con un objetivo común. De momento, en los ocho meses transcurridos desde que puse en marcha el proyecto Aguacatte, todo está saliendo mucho mejor de lo que me podía imaginar, me considero una afortunada.

2.- Para los que todavía no os hayan descubierto (nosotros lo hicimos a través de vuestra cuenta @aguacatte), ¿qué es Aguacatte?

Aguacatte es un laboratorio de ideas, cuyas primeras manifestaciones están siendo los servicios de comida a domicilio, cestas personalizadas y el interiorismo de cocinas, pero esto es sólo el principio. Me he graduado este año en Arquitectura de Interiores en la Universidad Politécnica de Madrid. Mis cuatro años de carrera han sido un disfrute y un camino para profundizar en el conocimiento de todo lo relacionado con el diseño, el arte, la arquitectura, el color, las texturas, la sensibilidad. Lo que quiero es que Aguacatte, a través de sus diferentes productos y servicios, sea capaz de producir en nuestros clientes todas esas sensaciones que solo el arte y el diseño son capaces de producir. Sin caer en la cursilería, llevaremos esas sensaciones a todo lo que hagamos e iremos revelando nuestros nuevos proyectos.

3.- ¿Por qué Aguacatte y no otro nombre?

Nuestro producto estrella es el rollo de aguacatte, que aprendí a hacer basándome en la receta de mi querida Rocío Mesonero-Romanos. Llegó un momento en el que todo el mundo me identificaba en las cenas de amigos como: “la chica del aguacate”. Así que lo más inteligente que pudimos hacer fue bautizar a nuestro proyecto con este nombre tan pegadizo. Para personalizarlo le añadimos una segunda T, y por eso el resultado final es Aguacatte.

4.- Y cuéntanos, supongo que los clientes os pedirán diferentes tipos de mesas, de eventos, de montajes. ¿Siempre os intentáis ceñir a sus necesidades o tenéis una línea muy personal que no soléis traicionar?

Aristóteles decía: “En el equilibrio está la virtud”, teniendo eso muy en cuenta, nosotros intentamos adaptarnos al máximo a las necesidades del cliente, pero respetando siempre nuestra filosofía.

5.- Además de vuestro servicio de catering, también os encargáis de elaborar cestas y cajas “gourmet”, habladnos de ellas…

Sí, como te digo, empezamos haciendo almuerzos, cenas o fiestas. Un buen día una amiga me ofreció hacer unos desayunos para las redactoras de algunas revistas punteras. Acepté y de ahí surgió la idea de hacer las cestas personalizadas. Básicamente, son cestas “gourmet” que el cliente puede configurar a su gusto y elección. Desde que empezamos hemos vendido cientos de ellas y no paran de crecer las solicitudes. Esto me hace sentir muy orgullosa. Para todo aquel que quiera sorprender a otra persona o regalar algo diferente e inolvidable, las cestas de Aguacatte son la mejor elección.

6.- De Aguacatte lo primero que me sorprendió fueron la cantidad de detalles que rodean al proyecto. En vuestro perfil de Instagram he visto lo que cuidáis, por ejemplo, el casting de camareros y camareras, los delantes que colocáis al staff…

Como ya hemos comentado, nuestra filosofía está muy basada en el gusto por la estética en todo el amplio sentido de la expresión. Para mayor abundamiento en esa filosofía, he tenido la suerte de tener una madre con un gusto exquisito y una preocupación máxima por los detalles. Esa herencia y la colaboración que recibo de ella dejan mucha huella en mi trabajo. Respecto del tema de los delantales: queríamos seguir una línea colorista y desenfada. Descubrí por Instagram a una artista sevillana, Concha Barón, que pinta auténticas maravillas. Trabajamos en una propuesta y a los pocos días un amigo me trajo los delantales de Sevilla. Y en cuanto a lo de los camareros, tienes toda la razón, son todos guapísimos. Para mí el buen ambiente trabajando es clave y ya sabes que la alegría belleza cría. Puedo decir orgullosa que a la gente le gusta trabajar en el proyecto Aguacatte.

7.- La mesa es, sin duda, una de las cosas que más nos pueden obsesionar, ¿qué no puede faltar en una mesa Aguacatte?

La mesa Aguacatte sería una mesa colorida, llamativa, alegre, con aromas… Pero sobre todo un ambiente que invite a la conversación. El número perfecto de comensales seis. ¿Cómo vestirías la mesa? Para las vajillas confío en las pintadas a mano de Azarraluqui, los manteles a Urrea y Concha Barón. También me encanta todo lo que tienen en Sol&Luna. Los arreglos florales se los confío con los ojos cerrados a Aflore mío. (C/Barquillo 10), ellos saben plasmar perfectamente la esencia de lo que quiero en cada una de las celebraciones, tienen una forma de trabajar con las flores muy moderna y diferente. Mi mesa ideal tendría hortensias, tengo un especial amor por esta flor, porque es parte de mi vida gracias a los veranos que paso en el norte de España desde mi infancia. ¿La ubicación? Sin duda, el Palacio de Galiana en Toledo, es un sitio maravilloso para cualquier tipo de celebración. No le falta ningún detalle: paisajismo, arquitectura, decoración, clima, localización, entorno… Un lugar exclusivo, en el que recibes una atención única. La edificación que data del siglo X, está declarada bien de interés cultural por la UNESCO y esto sin duda, es su punto más diferenciador con respecto a otros sitios de celebraciones. ¿Y la compañía? Sin duda, mi familia y mis amigos. Si tuviera que elegir un personaje, me encantaría cenar con Eduardo Punset, tengo por él una especial admiración. ¿Qué pondrías sobre la mesa? En cuanto a los aperitivos, los platos, las bebidas: como aperitivos y entrantes y por citar algunos de los muchos posibles, rollo de aguacatte, queso con anchoas, jamón, foie, mejillones y berberechos, gazpacho y salmorejo…por suerte o por desgracia me gusta todo.Mi comida favorita, entre las muchas posibilidades que nos ofrece la gastronomía española, nunca faltaran unos huevos Lucio.De postre tengo dos debilidades, que son la tarta de limón y mi tarta de queso con dulce de leche. De beber un buen vino español, blanco o tinto según la estación y el momento.

Sígueme la pista en @quenomeladenconqueso

 

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

Sin Comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies