Sin categoría

UN HOTEL PARA LEER

Suena raro, sí. Pero entregarnos a la lectura (y el recogimiento) fue lo que nos inspiró nuestro viaje a La Torre Box Art Hotel, un lugar al que le teníamos muchas ganas. Una caja (y nunca mejor dicho) a la que entrar y de la que no salir en unos (cuantos) días, al menos un fin de semana. La sierra de Madrid, quizás, no se trate de uno de esos destinos que tienes “en mente” y apuntados (en rojo) dentro de ese cuaderno de lugares que visitar (con la mayor brevedad posible). Pero este hotel, ubicado en la pequeña localidad de Collado Mediano, a cincuenta minutos del centro de la capital te hará cambiar de opinión. Se trata de un acogedor alojamiento (de verano e invierno, con piscina y chimenea) que nosotros hemos ubicado dentro de esa lista de “lugares a los que no les sobra ni les falta nada” (y ahora entenderéis porqué). Charlamos con Pilar Guillén, su propietaria, que nos abrió las puertas de sus siete habitaciones y nos habló de este pequeño y cuidado proyecto (personal). Un hotel para leer, porque la lectura tiene ese punto de calma, sosiego, concentración y recogimiento. ¡Así es La Torre Box Art Hotel!

Una localización perfecta para la (total) desconexión. El hotel está situado en plena sierra de Guadarrama, a pocos minutos de la “gran” ciudad (cincuenta, para ser más exactos). Si algo caracteriza a la localidad de Collado Mediano es la calma, una pequeña población que nada tiene que ver con otros destinos más “turísticos” de la sierra madrileña. Por este y muchos otros motivos más, La Torre Box Art Hotel se convierte en el perfecto alojamiento (rural) para desconectar del ruido de la ciudad, de la estresante rutina o de ese mes “de no parar”. Y es que, normalmente pensamos (casi sin darnos cuenta) en los clásicos balnearios, en los hoteles rurales de las montañas más visitadas de España o en las zonas de calor, pero la sierra madrileña también esconde lugares con tanto “charm” como este. Podrás disfrutar, también, de paseos en bicicleta, de “caminatas” por mitad de la naturaleza, de su relajante zona de Spa (con masajes incluidos) o de la lectura (sin salir de la habitación).

la torre art box hotel madrid

La fachada principal del hotel y El Invernadero (restaurante de Rodrigo de la Calle)

Zonas comunes de las que te apetecerá disfrutar. Normalmente las zonas comunes de los hoteles son zonas de paso y nada más (ahí se queda la cosa). Decoración casi idéntica y en la mayoría e los casos fría y casi vacía de contenido (sin historias que contar). En La Torre Art Box Hotel la cosa cambia: sillones de la Bauhaus, interesantes títulos de arte y literatura (clásica y contemporánea), flores frescas y numerosas (y potentes) obras de arte. Y es que este hotel se convierte también en una auténtica “galería de arte” (de ahí lo de Art Box, suponemos). Los inspiradores desnudos de la artista Rocío Guerrero, las esculturas de Javier Benito o los cuadros de Ángel García, Paco Conesa o Andrew Hollis, son algunos de los artistas presentes en el interior del alojamiento (repartidos entre las zonas comunes y las propias habitaciones). Una colección de arte (recogida y supervisada por los creadores del proyecto) con obras que incluso están en venta, “esto nos da un poco de pena, desprendernos de los cuadros, de las obras que hemos recopilado, pero si el cliente se interesa están a su disposición”, nos contó Pilar.

Processed with VSCO with e3 preset

Una de los salones comunes, plagado de obras de arte, muebles de diseño y libros (muchos libros)

¿Comer en un invernadero y cenar en un bistrot? Sí, tal cual. Podrás elegir entre dos propuestas y espacios tan diferentes y tan apetecibles (ambos dentro del hotel): un invernadero (con forma de invernadero y comida de invernadero) o un bistrot bañado por la simplicidad del blanco de sus paredes y  muebles de líneas limpias, ambos dirigidos por el aplaudido chef Rodrigo de la Calle. En la primera opción, ‘El Invernadero’, podrás disfrutar y degustar los productos de la huerta, una oda a lo vegetal, una total explosión de naturaleza “en boca”. “La naturaleza vegetal es el pilar fundamental de nuestra cocina, respetamos el producto, aceptamos su temporalidad y evanescencia, nos dejamos llevar por los ciclos de la vida marcada por el reloj de las estaciones, así obtenemos de ellos su máxima expresión”, cuentan desde el restaurante. Por otra parte, su bistrot (con una sutil, pero intencionada decoración, plagada de obras de arte) ofrece una cuidada selección de arroces y carnes de la Sierra de Guadarrama. Aunque todavía, antes de que llegue el calor, estás a tiempo de tomar su cocido madrileño (servido con el ritual que se merece).

IMG_0705

El bistrot de Rodrigo de la Calle, en el interior de La Torre Box Art Hotel

Esa habitación (y bañera) de la que no querrás salir. Sin duda, lo que más nos gustó (y sorprendió) del hotel fue su “Suite Torre”, ubicada en la última planta del alojamiento y con unas vistas absolutamente privilegiadas de la sierra madrileña. La habitación posee dos plantas, una primera en la que encontramos la cama, los armarios y el baño (atención a los baños, otra de los rincones más “instagramizables” del alojamiento) y la segunda con sillones (perfectos para la relajada lectura, de ahí el título de este artículo) y una bañera de la que, seguro, no querrás moverte en toda la estancia. Y para que contar más, échale un ojo a la foto (en esta ocasión, sobran las palabras).

Processed with VSCO with e3 preset

¿Un bañera con vistas a la sierra madrileña?

La cabaña de la chimenea, frente a la piscina. Y te estarás preguntando: ¿qué hacen dos palabras como “chimenea” y “piscina” juntas en la misma frase? Pues bien, La Torre Box Art Hotel posee también una caja de cristal en la que disfrutar de una tarde de chimenea (si es que hace frío). Si el día, en la sierra, se pone frío, triste y desapacible: podrás sentarte en sus sillones, taparte con sus mantas, encender la chimenea, tomar el aperitivo y charlar (o leer, recuerda). Si, por lo contrario, el sol inunda el jardín del hotel podrás tomar asiento en sus tumbonas y disfrutar de la piscina. Un hotel de verano y de invierno, un hotel con piscina y con chimenea.

Processed with VSCO with e3 preset

La caja de cristal, en el jardín, esconde una chimenea (perfecta para las tardes de invierno)

¿Dónde?: Paseo de los Rosales, 48 (Collado Mediano/Madrid)

Síguenos la pista en @quenomeladenconqueso

 

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

Sin Comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies