Sin categoría

PRIMAVERA EN BARCELONA (Volumen 1)

“La primavera la sangre altera”, o eso dicen. Pero, hemos de reconocer que a nosotros, la primavera, es una de las estaciones del año que más “miedo” nos da. Y os estaréis preguntando: “¿Miedo por qué?” Pues bien, “miedo” (entre comillas) porque “uno sabe cuándo sale de casa pero nunca cuándo volverá a entrar”. Las terrazas vuelven a salir a las calles (aunque nunca desparecieron gracias a las “setas de calor”, ese gran invento), la hora del aperitivo se intenta alargar más que nunca (sustituyendo la comida por unas de esas apetecibles cañas al sol y algún que otro “picoteo”) y a la salida del trabajo siempre hay tiempo para “echarse a las calles”, no mirar el reloj durante un rato y olvidarse, en la mayoría de los casos, de la hora de la cena (sagrada durante el período de frío, ese en el que corremos a nuestras casas para reencontrarnos con la sopa, el sofá, el libro y la manta). El buen tiempo, además, es el perfecto aliado para viajar a todas esas ciudades que tenías en mente y a las que no habías volado porque llovía, hacía frío o simplemente porque querías visitar en primavera (ni en otoño, ni en invierno, ni en verano). A nuestra cita con Barcelona nos adelantamos, viajamos hace pocas semanas (antes de dar la bienvenida a la primavera), pero hoy, aquí, os contamos algunos de nuestros descubrimientos (y de nuestros “básicos” que pisar si visitamos la ciudad). Una ruta (y quedan muchas, de ahí lo de “Volumen 1”) por restaurantes, tiendas, rincones y hoteles que nos sorprendieron (y a los que, sin duda, volveremos).

1. “Abrir los ojos” en pleno barrio Gótico. Esto ya supone un “subidón”, correr la cortina de la habitación y ver las paredes de piedra ya desconchadas (y con muchas historias a sus espaldas) del barrio Gótico, uno de los distritos de Barcelona con más encanto de la ciudad. Si además la habitación guarda el encanto (y los techos altos) de un antiguo palacio medieval del siglo XII, la cosa no puede resultar más redonda. Descubrimos (y disfrutamos) del Hotel NERI, un “hogareño” Relais & Châteaux, que escondido en el Carrer de Sant Sever resulta (sin duda) uno de los alojamientos más especiales de la Ciudad Condal. De él nos gustaron muchas cosas: la acogedora luz de sus habitaciones, las amorosas mantas de Teixidors sobre la cama, sus “amenities” de Korres (a este universo le dedicaremos pronto un artículo, estad atentos), el imponente sofá/boa de los hermanos brasileños Campana, el restaurante del hotel (un lugar perfecto para disfrutar de platos realmente sorprendente, donde el producto es el total protagonista), su “salvaje” terraza en la última planta del edificio o sus desayunos (en los que además del clásico buffet, el alojado se encontrará con una completa bandeja, servida en el momento, en la que siempre estará presente el jamón serrano y el clásico “Pa amb tomàquet”, mermeladas y refrescantes frutas perfectamente cortadas y peladas). ¡Chivatazo!: a la caída de la tarde (cuando el sol se pone), en la mágica Plaza de San Felipe Neri (con acceso directo desde el bar/restaurante del hotel) podrás disfrutar de las versiones que habitualmente un músico callejero toca (y canta) acompañado de su guitarra.

hotel neri

El (mágico) lobby del Hotel Neri, en pleno barrio Gótico de Barcelona

2. “Instagramiza” las paredes de Chök, aunque llegues un poco tarde. “Imposible pasar por delante y no entrar”, llegamos a esta simple conclusión. Abrió sus puertas en el caluroso mes de agosto de 2013 y se ha convertido en la parada obligada de todos esos adictos al chocolate (y, porqué no decirlo, adictos también al arte de la “instagramización”). Se llama Chök (Carrer del Carme, 3) y en pocas palabras podríamos decir que se trata de “un pequeño templo del chocolate”, en su versión más 2.0 (o 3.0, ya hemos perdido la cuenta). Allí podrás encontrar “chökanias”, patatas chips con chocolate, macarons, cupcakes, bombones, churros, manzanas gourmet, chocolates de toda clase y “otras delicias que ponen a prueba los límites del chocolate”, cuentan desde el local (los límites del chocolate, por cierto, gran reflexión). ¿Su producto estrella? Más de 30 tipos de “chöks”, rosquillas (con aspecto de “cronut”) producidas a diario (en su cocina vista) y elaboradas con ingredientes naturales, frescos y de máxima calidad (cubiertas con diferentes “topings”, que dificultarán la elección).

chök

El interior de CHÖK, parada obligada de todos esos choco-instagram adictos

3. ¿Una carta llena de perfumes?. No, no estamos en un restaurante pero la carta es muy amplia (superior a la de cualquier parada gastronómica de la ciudad). No todo podría ser “comer y beber”, estamos en ‘La Basílica’, sin duda, la perfumería más mágica, completa e interesante de la ciudad. Contigua (y con acceso directo) desde la mítica Joyería ‘La Basílica’, cuenta con un sinfín de referencias olfativas entre las que se encuentran las etiquetas de perfumería “nicho” más importantes del mundo (todas esas con las que nos gustaría perfumarnos cada mañana antes de salir de casa). Y hablado de perfumes (y paradas no-gastronómicas), tampoco pudimos resistirnos a pisar Santa Eulalia, una de las referencias en moda (multimarca) de la ciudad y donde pudimos descubrir su interesante línea de perfumes. ¿Nuestro favorito? ‘Citric’, un “eau de parfum” con notas de mandarina verde, limón, artemisa, verbena, cardamomo, pimienta negra, musgo y bergamota (perfecta para dar la bienvenida “perfumísticamente” hablando a la primavera y también al verano). Además, Santa Eulalia (Paseo de Gracia, 93) esconde un restaurante/terraza perfecto para tomar el clásico té, disfrutar de un desayuno, una comida o una copa de champán. Y a pocos metros el “Pasaje de la Concepción”, repleto de restaurantes: el clásico Tragaluz, el Mordisco (también del grupo catalán) o Boca Negra, entre otros. 

12792340_924367417660078_1266413959051583986_o

El interior de ‘La Basílica’ (en Carrer de Sant Sever, 7), repleta de perfumes “nicho”

4. Un alto en el camino y un (merecido) “smoothie” de fruta natural. Ya os habíamos hablado de Flax & Kale, ese interesante restaurante “flexiteriano” (pincha sobre la palabra y descubre qué es eso de la cocina flexiteriana), pero nunca habíamos probado su carta. De este cuidado (y siempre abarrotado) local nos gustaron muchas cosas: sus mesas largas y para compartir (reivindicamos más mesas largas en los restaurantes, para que comer sólo sea más ameno y menos “comprometido”), las ilustraciones que decoran las portadas de sus cartas, el estampado de los cojines que cubren sus sillones de madera, la invasión de plantas (y de verde), su zona de zumos “cold press”, sus “spaghettini PBGF” (una original pasta de arroz con setas de temporada, velouté de puerros con chile, hierbas del campo, cilantro y verduras wok), su terraza superior (un jardín escondido en pleno centro de la ciudad) o sus cuidados “privados” (salas perfectas para reuniones con amigos). Pero, lo que más nos fascinó fue su carta de “smoothies” (preparados al instante). ¿Nuestro favorito? “The Rejuvenator”, elaborado con zumo de naranja, mango helado, piña helada, fresas heladas, açaí helado, bayas de goji y chía.

11425123_945107762177215_6480238648743227019_n

Nuestro “smoothie” favorito, en Flax&Kale (C/ Tallers, 74)

5. ¿Un vegetariano para no vegetarianos? Es la última apertura del grupo “En Compañía de Lobos”, ese grupo donde todo funciona a la perfección: carta, interiorismo, ubicación y atención. De The Green Spot, ubicado en la zona de Port Vells (la parte más antigua del Puerto de la ciudad de Barcelona), nos sorprendió su interiorismo: madera (mucha madera), originales lámparas (de pared y mesa, un clásico en todos sus locales), una cuidada variedad de sillas de diferentes modelos, vajillas donde la cerámica y la madera son las protagonistas, alfombras de estampados étnicos, la “explosión verde” de su jardín interior (repleto de helechos) o el juego de bóvedas de sus techos. La luz de este local (un restaurante que hemos catalogado de primavera/verano) acoge a la perfección una carta llena de “trampantojos”. ¿Imprescindibles? Deberás probar su coliflor rebozada (pensarás estar tomando unos sabrosos “fingers” de pollo), su Dip de pimientos rojos con nueces servido con pan de pita y crudités de zanahoria y apio o su “pizza negra” de carbón activado (sí, carbón activado) con calabaza, chalotas caramelizadas, queso de cabra y pistacho. Para el postre, sin duda, su tarta de chocolate negro.

image1 (17)

El interior de ‘The Green Spot’, en la zona de Port Vell

6. Pisar el Carrer Sèneca. Se trata de una pequeña calle que bien podría estar en otra ciudad (o capital) europea, un rincón del centro de Barcelona (junto al ruidoso Paseo de Gracia) donde se respira una tranquilidad casi mágica. Allí nos encontramos con dos paradas imprescindibles para los amantes de la decoración, los muebles y el interiorismo en general: AOO (una pequeña editora de muebles, un espacio-homenaje a la “madera” y a piezas tan clásicas como la lámpara “Disa” de Coderch”, la “Cesta” de Miquel Milá, la cafetera “Cupola” de Aldo Rossi o la aceitera “1961” de Rafael Marquina, entre otras) y Antique Boutique (una tienda realmente especial en la que los muebles del XIX se mezclan con los de diseño industrial, la imaginería religiosa con las piezas sesenteras, lo kitsch con lo nórdico, lo cincuentero con los muebles de oficio, las maderas recuperadas con el barroco más excesivo o lo moderno con lo decadente). ¿El único problema? Te lo querrás llevar todo.

10418165_10152860431402048_8164747413605925376_n

AOO, una de las paradas obligadas de los amantes de la decoración (en el Carrer Sèneca)

7. Un café en el nuevo Satan’s Coffee Corner. Lo cierto es que se ha convertido en la cafetería “menos Barcelona” de todo Barcelona y que bien podría estar en alguna de las enérgicas calles de la ciudad de Nueva York. El recién inaugurado Hotel Casa Bonay (otra de las paradas obligadas si pisas la ciudad), acoge el segundo local del barista más solicitado de la Ciudad Condal (Marcos Bartolomé). Satan’s Coffe Corner se ha convertido en el lugar perfecto para desayunar, tomar el café “de después de comer” (ese gran clásico) o disfrutar de una merienda acompaña por su variedad de dulces artesanos. Además, el espacio aparece compartido con el “Mother Juice Bar”, un pequeño rincón plagado de zumos de frutas y verduras, prensados en frío y envasados en cristal “para preservar la pureza del producto”. Y aunque no estés hospedado en este alojamiento, date una vuelta, descubre su baño entelado con los estampados de la marca ‘Batabasta’, las icónicas lámparas de Santa&Cole que decoran todas y cada una de las estancias o la propuesta gastronómica del chef Estanis Carenzo (en el lobby&bar y en su restaurante).

image2 (9)

El interior del Santan’s Coffe Corner de Casa Bonay

8. Cierra los ojos, escucha la música en directo, vuelve abrirlos, ¿Nueva York o Barcelona? Este pensamiento vino a nuestra cabeza mientras esperábamos la bebida en el Roca Bar, dentro del amplio lobby del emblemático Hotel OMM (Carrer del Rosselló con Paseo de Gracia). Un restaurante con filosofía y estética absolutamente cosmopolita  y con una carta repleta de platos versión “low cost” de los hermanos Roca (quienes también cuentan con un restaurante Estrella Michelín dentro del hotel, separado por una estantería llena del libros y flores frescas). Del Roca Bar nos gustaron muchas cosas: la exquisita atención de Javier Moral (trabajador del grupo “Tragaluz” casi desde sus inicios), la música en directo (primero en el lobby del hotel y más tarde, con la copa, la del DJ que acude puntual a su cita nocturna), su cuidada vajilla y su carta llena de platos sorprendentes. ¿Qué pedir? Sus croquetas de jamón (sin duda, una de las más ricas que hayamos probado nunca), sus ‘brioches’ al vapor rellenos de trufa (y acompañados de un caldo de carne) o su arroz servido “en coco” (sí, en el interior de un coco) con langostinos y curry rojo.

IMG_8931

¡Todo listo para disfrutar de la cocina de los hermanos Roca, en su “bar” dentro del Hotel OMM!

Síguenos la pista en @quenomeladenconqueso

 

 

 

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

Sin Comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies