Sin categoría

24 HORAS EN MALASAÑA (Y NO MORIR EN EL INTENTO)

A Malasaña la quieres o la odias. Malasaña te gusta (o no), no existe termino medio. En este barrio del centro de Madrid, ocurre de todo. Ocurre lo que no te esperas y lo que esperas, también. Los locales ‘de toda la vida’ como La Ardosa  o Casa Camacho (donde el vermut es y será sagrado, siempre) se entremezclan a la perfección con esas nuevas aperturas, que no cesan. Necesitaríamos mucho más de 24 horas para poder recorrer, probar y disfrutar cada uno de los locales que pueblan el barrio. Pero para empezar, un día es más que suficiente para proponer (proponeros) nuestra ruta malasañera. Esa ruta que repetimos una y otra vez, y de la que nunca nos cansamos.

1. Ya lo dicen las madres: “el desayuno es la comida más importante del día”. Pues bien, comenzamos el día con uno de los abundantes desayunos del mítico Restaurante OJALÁ (Calle de San Andrés, 1). “Ojalá nace como un espacio rompedor hace diez años. Creó tendencia y marcó toda una época. Desde entonces, ha sido meca de peregrinación para la modernidad local e internacional. Hoy, con una nueva imagen y una nueva carta, creada por el chef Javier Brichetto, se reinventa para seguir adelantándose a los tiempos“, nos cuentan desde su equipo. Aquí los desayunos pueden incluir zumos naturales, las clásicas tostadas, tartas o bollería artesanal. Nos quedan muchas horas por delante (en Malasaña) y este es uno de esos sitios perfectos para comenzar el día cargados de energía.

Restaurante Ojalá

2. Cerveza y aperitivo antes de comer, ¿no?. Será un delito si lo haces, no puedes salir del perímetro malasañero sin probar (y subir a Instagram, claro) la tortilla de patatas de EL RINCÓN (Calle del Espíritu Santo, 26). Este pequeño local, casi escondido en una esquina, se ha convertido en todo un clásico del barrio. Su agradable terraza, te permitirá tomar el aperitivo y una cerveza bien fría mientras ves pasar a toda esa gente (tan diferente) que pasea por las calles de Malasaña. Puedes sentarte sólo, aquí seguro no te aburrirás.

Processed with VSCOcam with c1 preset

3. Que sería de este mundo sin los menús del día. Y precisamente, uno de los mejores menús del día (y más asequibles) es el de la VERBENA BAR (Calle Velarde, 24). Uno de esos bares que defiende lo castizo, lo cañí, las verbenas, lo de siempre, la esencia. Su interior, con un toque kitsch, es el perfecto para unas cañas de domingo entre amigos. Y retomando su menú, la variedad es inmensa: desde un plato de cocido, pasando por un cachopo, unos calamares en su tinta con arroz blanco, solomillo o una ración de paella.  Y siempre rematado con un postre, para el que debes guardar sitio (sí o sí).

VERBENA BAR

4. Después de comer un café (y algo de dulce). Su take away es el más conocido del barrio y es que como el café de TOMA CAFÉ (Calle de la Palma, 49), ninguno. Como un viaje a uno de esos cafés de los barrios más alternativos de ciudades como Nueva York o Londres, es lo que propone el interiorismo de este local. Gente leyendo, trabajando con su ordenador (pero sin cara de estrés), amigos entre confidencias o el típico hombre solitario de Malasaña. Una pausa, un café (para recargar las pilas) y seguimos que todavía nos quedan la cena y las copas.

TOMA CAFE

5. Para cenar pizza, hamburguesa y luz baja (siempre luz baja). Que sería de nosotros sin la pizza de boletus y trufa de LA MUCCA DE PEZ (Plaza Carlos Cambronero, 4), que sería. Poco tiempo hace desde su nueva apertura en la calle Almagro, pero la de Pez es nuestra preferida. Cuando alguien nos pregunta: ¿Y dónde puedo cenar con unos amigos, algo asequible pero un sitio bonito? (sí, las preguntas son así de enrevesadas), nosotros siempre decimos lo mismo: La Mucca, La Mucca, La Mucca.

muccapez

6. ¿Y la copa dónde? Esto no puede acabar aquí. Pues bien, la copa en CAZADOR BAR (Calle Pozas, 7). Un local donde ver y dejarse ver, donde seguro te vas a encontrar con aquel chico o aquella chica interesante que te cruzaste en una calle de Malasaña hace ya dos semanas. Cuando cae la noche, la música sube y las copas de balon comienzan a poblar las mesas y la barra. Es el sitio perfecto para la primera (o primeras) copas de la noche, la antesala de una noche 10 (seguro). Pero en Cazador Bar también podrás tomar una caña, una café a media tarde o su divertido (y original) Brunch Devereaux.

cazador2

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

2 Comentarios

  • Responder ana 3 julio, 2015 de 11:31

    Me ha sorprendido mucho este artículo. Hablamos de pasar el día en Malasaña y no mencionamos ni el mercado de Fuencarral, ni pararse en una terraza en el dos de mayo, ni una copa en los Ramones o el Barco. Un recorrido por una Malasaña muy exclusiva, me parece a mi.

  • Responder Mi selección de los 5 lugares que visitar en Madrid | Sole Silbando 23 septiembre, 2015 de 12:01

    […] del Ardosa. Es una zona que crea muchos sentimientos encontrados, o lo amas, o lo odias. Os dejo un pequeño post muy interesante que puede valer a modo de guía para que la relación sea […]

  • Responder

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies