Sin categoría

COCOMO en Barcelona

Esta vez #quenomeladenconqueso vuela a Barcelona para descubrir COCOMO, una de las últimas exitosas aperturas en la Ciudad Condal. Se trata de un lugar donde poder desayunar, comer, cenar e incluso tomar la primera copa de la noche. La acertada combinación de luz baja y madera, como elemento predominante, hacen de COCOMO un espacio relajado y perfecto para disfrutar entre amigos. Además su carta, dirigida de cerca por el chef Ivan Constante, se centra en la clásica comida mediterránea de mercado, acompañada siempre de una impecable presentación. El risotto de calamar con pesto, las curiosas croquetas de pulpo a la tinta de calamar o el tataki de atún son algunas de sus exquisitas propuestas. Si quieres saber todo sobre este nuevo restaurante no te pierdas el cuestionario #quenomeladenconqueso que responden los creadores de este proyecto…

IMG_2545

-¿Cuándo nace COCOMO? ¿Quienes son sus creadores, el alma del proyecto? El proyecto de Cocomo nace a principios de marzo de 2014, cuando por fin encontramos la localización que buscábamos, en el corazón de Barcelona, C/ Enric Granados 55 esquina con Calle Mallorca, a tres calles de Passeig de Gràcia. Los creadores de este proyecto son dos amigos: Pablo Larrázabal, profesional de golf y apasionado por la buena comida y Alberto Barros, propietario de dos restaurantes en Gracia, Can Pagés y Café Pagés.

-¿Cuál es vuestra filosofía? Nuestra filosofía no es otra que satisfacer las peticiones de los consumidores en un ambiente y espacio cálido y rompedor al mismo tiempo. Por ello al estudiar las posibilidades del local vimos que podíamos abarcar todos los aspectos, desayunos, comidas, cenas, copas… siempre con una alta calidad de productos a un precio realmente bueno y competitivo.Hoy en día hay muchos restaurantes, la oferta es muy variada, pero si haces las cosas bien, si pones el 110% en todo lo que haces y lo mimas y cuidas, al final el resultado que le llega al cliente es mucho más satisfactorio. En Cocomo la atención al cliente es fundamental.

IMG_2614

-¿Por qué se llama COCOMO? La verdad es que nos costó muchísimo encontrar el nombre. Inicialmente se llamaba Como Como, pero se nos adelantaron en el registro de patentes y marcas, así que hicimos entre todos una lluvia de ideas y finalmente Pablo fue el que dijo “Oye y porque no Cocomo” y fue un sí rotundo al momento por parte de todos. ¡Habemus nombre! Y mejor que el anterior.

-Habladnos de vuestra carta. Nos has comentado que ofrecéis desayunos, comidas, cenas, copas… Ofrecemos comida mediterránea de mercado. Iván Constante es el chef que se encarga de que todo esté delicioso y perfecto. En Cocomo puedes encontrar una amplia y variada gama de platos; tataki de atún, croquetas de pulpo a la tinta de calamar, salteados de verduras, ensaladas, risotto de calamar con pesto, pescados, carnes, hamburguesas, etc y una deliciosa selección de postres. Al mediodía nuestros clientes pueden elegir si comer nuestro menú o carta, y la cocina no cierra. Por otro lado están los desayunos que pasan desde el cafetito con cruasán o bocadillo mini hasta los desayunos más continentales (huevos, bacon, tortillas, etc.) y  en cuanto a las copas la especialidad son los gintonics, aunque ofrecemos prácticamente de todo.

image

-COCOMO por dentro es una verdadera maravilla. ¿Quién se ha encargado del interiorismo? ¿Cúal era la idea principal para la decoración? ¿Dónde habéis comprado el mobiliario? SOA arquitectos, formado por Catalina Salvà y Hector Ortín, junto al arquitecto José Ortin han sido quienes se han encargado de dotar de vida y magia a Cocomo. El diseño nace de dos premisas iniciales: diseñar un local luminoso y con un ambiente agradable y que a la vez pueda funcionar mezclando en tiempo y espacio los usos de cafetería, restaurante, bar y local de copas. La luz se convertirá, por tanto, en el elemento conductor de todo el diseño, haciéndose visible mientras descuelga del techo en una combinación de luminarias que caracterizan los diferentes ambientes. Por otra parte, Cocomo, desde su inicio, nace con la voluntad de ofrecer platos claros, elaborados con una buena materia prima, y huyendo de la retórica en su descripción, criterio que se ha extrapolado también al diseño del espacio. La utilización de materiales en su estado puro, principalmente maderas naturales, mármol y cerámica, con las mínimas manipulaciones, e introduciendo elementos reciclados y reaprovechados de manera contemporánea, transforma el discurso gastronómico en el arquitectónico.

IMG_2568

El mobiliario busca un efecto mezclado entre vintage y actual. Conviven las sillas de madera de aire nórdico de Vergés con las mesas “parisiennes” de mármol de Dadra y grandes mesas de madera rústica natural, todo frente a bancos tapizados de corte moderno, hechos a medida, con retroiluminación y franjas de color que suben hasta el techo. Y sobre él un gran bosque lineal de la “clásica” bombilla incandescente de Faro, sin adornos, y grandes arañas “hand-made” con pantallas negras de Habitat, se convierten en la principal iluminación del Cocomo. Las cajas de vino sobrantes se agrupan y se recomponen para formar piezas singulares de mobiliario y decoración.

La fachada de Enric Granados se convierte en un gran escaparate donde tienen presencia todos los elementos de mobiliario y también se incorpora en primer plano una combinación ecléctica de butacas (Vergés, Habitat y otras hechas a medida) para convertirse en una zona donde se puede desayunar, comer, tomar unas tapas o tomar una copa. La fachada de Mallorca, acceso secundario, concentra la atención en la mesa “special size”, para ocasiones singulares, acariciada por la luz de una de las arañas.

cocomo-008

Las barras aparecen como volúmenes puros y nobles. El sobre de mármol blanco se pliega por los laterales y llega hasta el fondo, donde un acabado de azulejos hexagonales, que evocan la proximidad del Passeig de Gràcia, es el telón de fondo. Y enfrente, calidez: un frontal de madera con relieves y texturas naturales que singulariza los accesos a cocina o baños delimita claramente el ámbito de la zona. A la esquina interior del restaurante se accede cruzando unos grandes muebles-almacén que enfatizan la entrada. El banco perimetral continúa por su interior y enmarca la otra gran mesa de madera. Aquí la retroiluminación de los bancos se transforma en un gran espejo en esquina y todo queda iluminado por un techo translúcido que combina luz natural y artificial resultando, como en cada pequeño rincón del Cocomo, un espacio cálido, singular e íntimo.

cocomo-014

 C/ Enric Granados, 55 (Barcelona)

#quenomeladenconqueso

 

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

Sin Comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies