Sin categoría

El universo floral de SALLY HAMBLETON

Entrar en la tienda de SALLY HAMBLETON, en el número 10 de la calle Gabriel Lobo, es un chute de energía, de aromas evocadores y de exquisito gusto y delicadeza. Un universo, el de Sally, que comenzó por pura pasión hace más de diez años (en un trastero) y que hoy se ha convertido en todo un referente e imprescindible para los amantes del mundo de las flores. Una de sus características señas de identidad son los recipientes, en Sally el manido jarrón de cristal ha dejado paso a las sombrereras, las lecheras esmaltadas o al clásico kettle. Además SALLY HAMBLETON cuenta con un equipo que trabaja en el cuidado montaje de arreglos florales para cenas, eventos o bodas. Sus creativos trabajos son viajes a mundos mágicos que con flores frescas y velas te transportarán por unas horas a lugares, aparentemente, de cuento. Si quieres enterarte de todos los detalles sobre esta floristería tan especial, no te pierdas el cuestionario #quenomeladenconqueso que hoy responde Sally Lerma Hambleton.

Sally L. Hambleton 118© Jimena Roquero Photography

-¿Cuándo nace SALLY HAMBLETON? Sally Hambleton nace hace algo más de diez años en el trastero de mi casa. Después de diez años trabajando en el sector financiero, decidí dar un cambio a mi vida laboral y me fui a Londres a hacer un curso de flores con Kenneth Turner. De ese curso surgió otro, con Jane Packer, y otro, y otro y otro! Y sin un business plan claro, empecé a hacer arreglos en mi casa para amigos y conocidos. Hasta que a los seis meses esto se me fue de las manos y mi marido me “invito” a buscar un local. Seguí su consejo y aquí seguimos desde entonces.

-Vuestra filosofía… Es bastante sencilla: intentar hacer los arreglos con flores de temporada más especiales y no hacer nada (recalco nada) que no nos guste, por mucho que nos paguen. A veces vienen novias a la tienda con sus madres, y éstas últimas no conocen nuestro trabajo y vienen un poco a regañadientes, porque sus hijas se han empeñado. Nos miran con un poco de recelo y nos piden que hagamos bolas de margaritas, por ejemplo, para el altar. Y con mucha educación, siempre les digo lo mismo: “No sé hacerlas. No me gustan. Y por eso no he aprendido. Déjenos hacerle otras propuestas” Piden esto porque no han visto otra cosa, pero yo me niego y generalmente consigo hacerles comprender que el mundo del diseño floral es infinitamente más amplio que todo eso, que nos dejen crear algo más especial. 

Otra de las cosas que para mí es clave, es defensa del trabajo que realizamos. Tenemos fama de ser caras, pero cuando nuestros clientes nos ven trabajar para decorar un evento y nos ven desplegar toda nuestra artillería (mano de obra, material, accesorios y un largo etcétera) cambian de opinión rápidamente. Creo que es muy importante explicar todo el trabajo que hay detrás de un evento, si te tomas el trabajo como nosotros lo hacemos. Realmente nos dejamos un poco de nosotros mismos en cada trabajo.

Sally L. Hambleton 073© Jimena Roquero Photography

Para los que aún no os conocen… ¿Qué es exactamente SALLY HAMBLETON?Tenemos dos líneas de negocio complementarias la una con la otra: por un lado, somos una tienda de flores al uso. Tenemos una tienda física en la calle Gabriel Lobo, 10 de Madrid. Y una tienda on line. Desde esta tienda servimos flores a toda la Comunidad de Madrid. Y por otro lado, somos una empresa de decoración floral para eventos. Diseñamos y ejecutamos todo tipo de proyectos decorativos efímeros con flores y accesorios: una boda, una fiesta, una presentación de un producto o una cena, por ejemplo. Y como complemento a todo esto, nos gusta compartir lo que hemos aprendido durante estos años, así que durante más o menos seis meses al año damos clases de arreglos florales en nuestra tienda  y próximamente también on line.

-¿Qué caracteriza a vuestros increíbles arreglos florares? Hacemos todo tipo de arreglos de flores para todo tipo de ocasiones. Procuramos utilizar flores de temporada casi siempre: flores que podríamos encontrar en el campo o en un jardín en esa época concreta del año. Por ejemplo, es difícil encontrar en nuestra tienda peonías en Diciembre, porque aunque se podrían comprar en el hemisferio Sur (en Nueva Zelanda, por ejemplo), nos parece que el coste y la huella de carbono que genera comprar esas flores no se justifica. Otra cosa que destacaría es el tipo de recipientes que utilizamos, que son a veces poco habituales. Utilizamos objetos cotidianos que el cliente puede guardar luego para darle un segundo uso: una cafetera, una tetera, una jarra de agua, una taza, un costurero, una sombrerera…

Sally L. Hambleton 047© Jimena Roquero Photography

-También organizáis cursos y tenéis una flower school, habladnos de ella… Llevamos ya cuatro años dando clases de arreglos florales, con mucho éxito. Los imparto yo personalmente, y suelen tener una duración de dos horas, aproximadamente. Hago una demostración de lo que toque (un centro de mesa, un ramo en espiral…) y luego cada alumno realiza el suyo, que posteriormente se lleva a su casa. A partir de septiembre pondremos a la venta en nuestra web nuestros cursos on line. Tenemos muchas peticiones para hacerlo, sobre todo desde Latinoamérica.

-SALLY HAMBLETON organiza muchas bodas pero también eventos de marcas muy conocidas ¿Cómo trabajáis? Todo depende del cliente. Hay diseñadores de eventos que saben muy bien lo que quieren y nosotros solo tenemos que buscar la mejor manera de hacer esa idea realidad. Es cierto, que trabajar con flor natural no siempre es fácil y hay muchas cosas que no se pueden conseguir, pero eso estimula aún más nuestra creatividad. Por el contrario, hay otros que necesitan el diseño integral. Nos adaptamos a cada tipo de cliente dándole lo que nos pide.

Sally L. Hambleton 136© Jimena Roquero Photography

-Para SALLY HAMBLETON, ¿Cuál es la mesa perfecta? No creo que exista una sola mesa perfecta. Creo en muchas mesas perfectas para situaciones, presupuestos, familias, clientes y lugares diferentes. Me puede parecer tan perfecta una mesa con vajilla de Limoges y cristalería de Val Saint-Lambert y rosas de jardín, peonías y jazmines en abundancia, como un mantel de cuadros sobre una pradera de flores silvestres, con vasos y platos de zinc. Lo que me parece muy imperfecto es una mesa puesta sin cuidado. Es igual de barato ponerla fea que bonita. Con tiendas como Ikea o Zara Home no hay disculpa posible para poner una mesa fea, hay solo falta de interés.

Calle Gabriel Lobo, 10 (Madrid)

Visita su página web: www.sallyhambleton.com

#quenomeladenconqueso

 

Entrada Anterior Siguiente Entrada

También puede interesarte

Sin Comentarios

Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies